El empoderamiento de la mujer en la Medicina

0
1504
https://www.freepik.es/foto-gratis/doctora-concentrada-trabajando-con-una-pantalla-virtual_973636.htm
Designed by Freepik

Estamos iniciando marzo, mes con que cierra el primer trimestre de este 2018, mes en el que han tenido lugar importantes congresos y exposiciones por parte de las diferentes sociedades médicas, mes en el que da inicio la primavera, pero por sobre todas las cosas, es el mes en el que por derecho propio se reconoce a la mujer.

En efecto, este 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, se conmemora que, en 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Sin duda, esta lucha se ha visto reflejada desde entonces en los distintos ámbitos en que se mueve la mujer, entre ellos el de la medicina. No hay que olvidar que en 1887, Matilde Montoya se convirtió en la primera mujer mexicana en titularse como médico. Pero, ¿qué ha pasado desde entonces con el quehacer de las féminas en esta profesión dominada por los varones? ¿ha habido realmente mejoras profesionales, de sueldo, de capacitación o de liderazgo?

Quizá valga la pena recordar que, a nivel mundial, las estadísticas actuales hablan que mas del 50% de los estudiantes de medicina, son mujeres y, aunque cada vez es mas pronunciada la presencia de mujeres en hospitales y clínicas sigue habiendo vestigios irracionales de una sociedad misógina, sexista y antidemocrática, que todavía reprime y margina socialmente a la mujer en la medicina. Pareciera que se pasa por alto la memoria de la historia, que cuenta que ya desde la antigua Sumeria hasta la América Precolombina la medicina era una profesión ejercida por hombres y mujeres con cierta especialización, que habían adquirido un profundo conocimiento empírico del valor de muchos productos naturales.

Pese a ese afán discriminatorio, la feminización de la medicina avanza con pasos firmes y seguramente se reflejará en el mediano plazo en cambios en las administraciones, en la legislación actual y, particularmente en las condiciones laborales de las doctoras.

De alguna manera estamos siendo testigos del empoderamiento de la mujer en la medicina y, ni duda cabe, que los pacientes serán los grandes beneficiados de este nuevo rol de la mujer, ya que la mujer es, si se quiere y permítaseme la expresión mas comunicativas, receptivas y hacen de su consulta el espacio ideal para despejar dudas y ampliar información sobre los diagnósticos que brindan. Diversos estudios han descrito que las mujeres médicas ponen mucha mas atención en aspectos psicológicos, sociológicos e interpersonales en la consulta, lo cual finalmente establece una relación médico-paciente eficaz; es decir, ha humanizado mas el rostro de la medicina.

Y aunque falta mucho por hacer, sobre todo desde la perspectiva de que sigan teniendo diferencias entre los ingresos y las oportunidades para acceder a puestos de liderazgo, este proceso de empoderamiento es ya un hecho imparable y a todas luces positivo.

¡Felicidades a todas las mujeres médicas de nuestro país!