Abordan actualidades en el tratamiento de afectaciones dermatológicas

0
932

Durante el Congreso de Dermatología Pediátrica la doctora Carolina Palacios tomó posesión como Presidenta del Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica

En el marco del X Congreso Mexicano de Dermatología Pediátrica, que tuvo lugar del 23 al 26 de marzo en Boca del Río Veracruz, especialistas se reunieron reconociendo la importancia del diagnóstico oportuno de la dermatitis atópica en pacientes infantiles.

En el taller denominado “La piel es de quién la cuida”, convocado por Armstrong Laboratorios, se brindaron herramientas útiles con el propósito de difundir conocimiento y una mejor respuesta ante esta problemática de salud frecuente pero compleja de tratar por la falta de conocimiento y mitos que giran en torno de ella.

Como se sabe la dermatitis atópica, es una enfermedad crónica de la piel, la cual se caracteriza por comezón intensa, piel seca, inflamación y en ocasiones con eccema. Este padecimiento es hereditario y crónico con periodos de exacerbaciones; presenta distintas etapas, no tiene cura, pero sí es controlable.

Se ha comprobado, se aseguró, que es durante la adolescencia donde llega a mejorar en 80% de los casos. La dermatitis atópica puede llegar a presentarse a cualquier edad; sin embargo, el inicio predomina en 60% en el primer año de edad y en 85% antes de los cinco años de edad. Persiste en la edad adulta hasta en 60% a 70% de los pacientes y tiene un mejor pronóstico en aquellos pacientes que iniciaron en el primer año de vida con un tratamiento oportuno.

Al foro acudieron especialistas reconocidos como la doctora Rosalía Ballona Chambergo, Jefa del Servicio de Dermatología del Instituto Nacional de Salud del Niño en Lima, Perú, y la doctora Carolina Palacios, Presidenta del Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica, quienes coincidieron en señalar que los elementos ambientales que pueden agravar el problema tales como la época de verano y el invierno, este último produce resequedad en la piel de los niños, causando mucho mayor malestar; el estrés y ciertos alimentos también pueden llegar a exacerbar las lesiones.

“La evaluación de la gravedad y de la calidad de vida de los pacientes con dermatitis atópica, permite tomar decisiones terapéuticas más efectivas y con menor riesgo para los pacientes pediátricos”, precisó Presidenta del Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica.

Por su parte, la doctora Rosalía Ballona, manifestó que la medicación de primera línea para tratar la dermatitis atópica es cuidando la piel con baño y emolientes seguros y eficaces. “La barrera cutánea es el elemento clave para el control de la dermatitis atópica. Como defecto de barrera cutánea, la dermatitis atópica produce una activación Inmune- Inflamación, por ello se dice que este padecimiento es un gran rompecabezas con muchas piezas sueltas, otras superpuestas, otras están siendo ensambladas, pero siempre esperando piezas para un correcto y completo ensamblaje”, aseguró.

Asimismo, el doctor Fernando García, especialista en el manejo de líneas dermatológicas de Armstrong Laboratorios, mencionó que existen diversas formas de proteger la piel de los más pequeños ante la presencia de dermatitis atópica y resumió que la higiene y el baño, uñas cortas, ropa de tela de lino, fomentar más lactancia y evitar ambiente seco, son claves para mantener controlado a este padecimiento”.

Por otro lado, la doctora Carolina Palacios, informó que el X Congreso de Dermatología Pediátrica asistieron más de 340 personas de toda la República Mexicana entre ellos; pediatras, dermatólogos pediatras y médicos generales.

Para concluir, los especialistas precisaron que entre mayor información exista sobre la dermatitis atópica, la población sabrá tomar sus precauciones a tiempo con un tratamiento adecuado como.

La dermatitis atópica se presenta clínicamente en tres fases :

  1. Fase del lactante. Inicia durante los dos primeros meses de edad, predominando en mejillas y respetando el triángulo central de la cara. Se caracteriza por eritema y pápulas, las cuales se pueden acompañar de exudado y costras hemáticas. Puede diseminarse a piel cabelluda, pliegues retroauriculares y de flexión, nalgas y tronco; llegando a ser en ocasiones generalizada.
  2. Fase del escolar o infantil. Se presenta de los 2 años a los 12 años de edad. La dermatosis predomina en los pliegues antecubitales, huecos poplíteos, cuello, muñecas, párpados y región peribucal. Se caracteriza por eccema y liquenificación.
  3. Fase del adulto: Se presenta después de los 13 años de edad. Se manifiesta en superficies de flexión de las extremidades, cuello, nuca, dorso de manos y genitales. Cursa con eccema y liquenificación.