El Recorte Presupuestal Afecta a las Pacientes con Cáncer Cervicouterino

Se dejarán de tratar 900 mujeres en tratamiento integral en 2019 en el INCan

0
846

El pasado sábado 15 de diciembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregó a la Cámara de Diputados el Proyecto de Egresos para 2019 para su revisión, análisis y autorización; en dicho presupuesto, se refleja una notable disminución en el monto propuesto para la atención de cáncer cervicouterino; además de la desaparición del presupuesto para el Modelo Integral para la Atención del Cáncer Cervicouterino Localmente Avanzado y Avanzado “MICAELA” del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

El Programa MICAELA inició actividades en enero de 2018, creado para ofrecer una atención integral personalizada y de calidad a mujeres sin seguridad social y en estado vulnerable, por la desigualdad social y con escasos recursos económicos.

Este modelo no se duplica con otros programas existentes, sino que, complementa los tratamientos de las pacientes con cáncer cervicouterino (CaCu) no incluidos en el Seguro Popular, fortaleciendo así la cobertura hacia las pacientes al dar acceso a tratamiento individualizados e innovadores, brindando atención médica, protocolizada y de vanguardia con un equipo altamente especializado en la atención del CaCu, con un acompañamiento psicológico, nutricional, algológico y oncológico para mejorar el pronóstico de las pacientes.

Por lo anterior, el Programa MICAELA y Organizaciones No Gubernamentales (ONG) enfocadas a trabajar con cáncer, exhortan al Poder Ejecutivo, a la Secretaría de Salud, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como a la presidenta de la comisión de Igualdad de Género, María Wendy Briceño Zuloaga; presidenta de la Comisión de Salud, Miroslava Sánchez Galván; y al presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Alfonso Ramírez Cuéllar a reconsiderar recursos para la atención oportuna del CaCu a pacientes que no cuentan con seguridad social.

Estamos preocupados por esta decisión, ya que las mujeres que actualmente reciben un abordaje  multidisciplinario, tratadas con medicamentos innovadores, a través del Programa MICAELA, no tendrán el recurso para poder continuar ni completar sus esquemas establecidos para tratar su enfermedad a partir del 1° de enero de 2019, eso nos pone en una posición muy difícil ya que se tendrá que interrumpir su tratamiento ante el avance de la propia enfermedad”, aseveró la Dra. Lucely Cetina, Investigadora en Ciencias Médicas “D”, del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II y responsable del Programa MICAELA.

Esperamos que, de acuerdo con las declaraciones realizadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se otorgue atención a las personas más necesitadas y en situación de vulnerabilidad y que en esta alineación de objetivos se escuche nuestro llamado de analizar la inclusión presupuestal del Programa MICAELA y así garantice su operación, y por consiguiente beneficio para las pacientes.

“El cáncer cervicouterino es una enfermedad que puede ser curable, o mortal si no se detecta a tiempo. MICAELA es una iniciativa que ha ayudado a vivir a muchas mujeres que lo padecen. Asimismo, mantienen actividades que coadyuvan a disminuir la incidencia en el país”, comentó Mayra Galindo, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer A.C.

En el INCan se reciben alrededor de 550 mujeres al año con este diagnóstico. El 80% se presenta con esta enfermedad localmente avanzada y el 30% de estas pacientes presenta una comorbilidad (daño renal crónico, diabetes mellitus tipo 2 o hipertensión).  El cáncer de cuello uterino es una enfermedad que pese a ser prevenible, es aún un problema en salud pública, siendo la segunda causa de muerte por cáncer más común en mujeres mexicanas y la cuarta causa de incidencia en todo el mundo.