Es Importante evitar los ácidos transgrasos

“Los ácidos trangrasos que se encuentran principalmente en la margarina se diseñaron como una alternativa saludable para la grasa saturada de la mantequilla; sin embargo algunos estudios demuestran que no sea la mejor opción”1

0
898

La mayoría de los expertos en salud los consideran el peor tipo de grasa posible de comer, debido a que afectan severamente la salud del corazón y pueden ser desencadenantes para desarrollar ciertos cánceres.

Son grasas manufacturadas creadas durante un proceso llamado hidrogenación, el cual estabiliza los aceites poliinsaturados con el fin de evitar que se vuelvan rancios y para mantenerlos más sólidos a temperatura ambiente.

Las razones por las que lo vuelven peligrosos su consumo en la alimentación es porque:

Los ácidos transgrasos reducen el HDL (lipoproteína de alta densidad por sus siglas en Inglés), que es el colesterol bueno, y aumentan el LDL (lipoproteína de baja densidad), que es el colesterol malo. Por lo tanto, los ácidos transgrasos aumentan el riesgo para enfermedades cardíacas.

Se fabrican mediante la incorporación de hidrógeno al aceite vegetal con el fin de solidificarlo a temperatura ambiente y prolongar el período de validez de algunos alimentos. Los alimentos que tienen ácidos transgrasos pueden ser productos de repostería, las papitas fritas, las masas refrigeradas, las cremas sin lactosa, la margarina y algunos otros productos fritos.

De acuerdo con Anya Guy, experta en alimentación y nutrición de Mayo Clinic una manera de evitar el consumo de estos ácidos trangrasos es a través de:

  • Leer los ingredientes en la etiqueta para evadir los que contienen aceite vegetal parcialmente hidrogenado.
  • Cuando no coma en casa, seleccione alguna proteína hecha al horno o a la parrilla.
  • En lugar de elegir snacks en el pasillo de los productos preempacados, opte por comer productos naturales como zanahorias o manzanas con un poco de mantequilla de maní.

Bibliografía

  1. Yeager, S. (2001). Enfermedades Cardíacas, Cómo Alimentar el Músculo más Importante. En La Guía Médica de Remedios Alimenticios (págs. 301-305). Estados Unidos de América: RODALE.