Necesario realizar iniciativas de concientización sobre exposición por plomo

0
788

Del 23 al 29 de octubre, la OMS conmemora la Semana Internacional de Prevención de la Intoxicación por Plomo, iniciativa de carácter preventivo que busca disminuir las 853 mil muertes que cada año se reportan debido a la exposición por plomo, como resultado de una serie de eventos discretos y a largo plazo.

De ahí que este tipo de intoxicaciones no se le toma con la seriedad debida, e incluso las medidas para prevenirlas son laxas, comentó Víctor Calderón Salinas, investigador del Cinvestav.

Destacó entre las principales afectaciones relacionadas al plomo  se encuentran: la disminución de la coordinación motora, del coeficiente intelectual, de la fuerza muscular, daños en el riñón e hígado, así como en el cerebro.

Al actuar en forma discreta, apuntó el experto, muchas veces en la clínica sus efectos no son asociados con el metal, sin embargo afectan la calidad de vida de las personas.

Mencionó que el país cuenta con ocho normas oficiales vigentes relacionadas a la exposición de plomo, que abordan desde las relacionadas con envases en la industria alimenticia y la salud ocupacional en lugares de trabajo, hasta su disponibilidad en juguetes y artículos escolares.

En su opinión esa normatividad debe ser más estricta y corroborar su aplicación, ya que actualmente el valor criterio para la concentración de plomo en sangre en niños y mujeres embarazadas es de 10 microgramos por decilitro de sangre, cuando en países de la Unión Europea y Estados Unidos el límite permitido es de sólo cinco microgramos por decilitro de sangre.

Asimismo, el investigador indicó que en el caso de los trabajadores que laboran en empresas relacionadas con el uso de plomo la situación es más preocupante. “Las industrias mineras, metalúrgicas o las recicladoras son las que exponen más a sus trabajadores al metal, pero también ocurre en menor medida en las industrias secundarias como aquellas que producen pintura, barnices o los impresores, y aún menos en las que emplean soldaduras”.

A esos trabajadores se puede permitir niveles de hasta 40 microgramos de plomo por decilitro de sangre que, señaló el científico del Cinvestav, lo que representa un daño grave a la salud y calidad de vida a mediano y largo plazo.

No obstante, a pesar del evidente daño que produce el plomo en la salud humana, es difícil reducir su uso, pues se emplea en diferentes productos, desde pinturas hasta baterías de energía, por lo que recomienda emplearlo de manera adecuada y con todas las medidas de seguridad para trabajadores y el ambiente.

En cuanto al tratamiento para los casos de intoxicación, precisó que actualmente se emplean tratamientos quelantes (capturan metal) que arrastran el plomo de la sangre a la orina, pero se ha demostrado que es más tóxico para los riñones, por lo que indicó que parte de sus investigaciones se concentran en analizar nuevos tratamientos basados en mejorar la nutrición de los pacientes a fin de reforzar la salud neuronal, renal y hepática, además de proteger al organismo contra la intoxicación y los procesos oxidativos.