Impuestos al tabaco, medida para reducir su consumo

0
635

Hoy 31 de mayo, se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco bajo el lema “El tabaco, una amenaza para el desarrollo”.

Ante la necesidad de dar a conocer los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemoran, hoy 31 de mayo, el Día Mundial Sin Tabaco.

Se estima que el consumo de tabaco cobra la vida cada año a más de 7 millones de personas, si no se intensifican las medidas para contrarrestarlo la cifra aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales en 2030.

Sin importar sexo, edad, raza, cultura y educación, el tabaquismo es perjudicial para cualquier persona. Causa enfermedades, fallecimientos, empobrece a las familias y debilita las economías nacionales, aseguró el doctor Juan Zinser Sierra, oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología (INCan) y Presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo.

El cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer en México en hombres y mujeres; 95% de los casos de cáncer de pulmón se diagnostican en etapas avanzadas, lo cual limita el tratamiento de esta enfermedad. Su pronóstico de supervivencia media es de 4 a 5 meses sin tratamiento, y de hasta 2 a 3 años con el tratamiento adecuado, apuntó el especialista.

Es un problema mundial de salud, reiteró, causado por varios factores como son la inhalación de humo de leña y solventes, contaminación ambiental, factores genéticos y tabaquismo.

Aplicación de impuestos

Para la OMS, la estrategia más eficaz para combatir la propagación del consumo de tabaco es aplicar políticas encaminadas a reducir en forma directa la demanda. La opción más eficaz y rentable para todos los gobiernos consiste simple y llanamente en aumentar el precio del tabaco, aplicando impuestos sobre el consumo.

De ahí que se considere que los impuestos al tabaco sea el medio más eficaz para reducir el consumo, principalmente entre los jóvenes y la clase más baja. Se calculan que un aumento de 10% en impuestos reduce el consumo de tabaco aproximadamente 4% en los países de ingresos altos y 5% en los países de ingresos bajos o medios.

No obstante, establecer impuestos altos al tabaco es una medida poco frecuente. Solo 33 países, que representan 10% de la población mundial, tienen impuestos sobre el tabaco que supera 75% del precio al por menor. A juzgar de los datos disponibles, los ingresos fiscales son, en promedio, 269 veces mayores que los gastos en actividades de control del tabaco.

Se indicó que el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), referencia en la lucha contra la epidemia del tabaco a nivel mundial, es un tratado internacional al que se han adherido 180 partes (179 países y la Unión Europea). Más de la mitad de los países del mundo, que engloban a 2,800 millones de personas (cerca de 40% de la población mundial), han aplicado en su totalidad al menos una de las medidas más costo-eficaces de la CMCT de la OMS.

Cada vez son más los países, se precisó, que aplican medidas de protección para evitar que la industria tabacalera interfiera en las políticas públicas sobre lucha antitabaco.

Es en el artículo 6 del CMCCT donde se habla de las “Medidas relacionadas con los precios e impuestos para reducir la demanda de tabaco”; se pide a los gobiernos que apliquen políticas tributarias y políticas de precios que contribuyan a alcanzar sus objetivos de salud nacionales.

En México los productos de tabaco contempla un impuesto al consumo interno llamado Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), se incrementó a partir del año 2011, cuando se aprobó el aumento de 7 pesos al precio de una cajetilla de 20 cigarros. La recaudación incrementó 38%, pasando de 22 mil millones en 2009 a 30 mil millones de pesos en 2011.

La Ley de Ingresos de la Federación estima que durante 2017 se recaudarán 132 mil 220 millones de pesos por el cobro de IEPS a productos como el tabaco, bebidas alcohólicas, y alimentos y bebidas de alto contenido calórico. Recursos mayores al presupuesto asignado para el Ramo 12 Salud en el Presupuesto de Egresos de la Federación, que asciende a 121 mil 817 millones de pesos.

En su informe sobre Finanzas Públicas y la Deuda Pública correspondiente a febrero la Secretaría de Hacienda y Crédito reportó que en el primer bimestre de 2017, la recaudación a través del IEPS al tabaco fue de 6 mil 785 millones de pesos, monto inferior en 3.4% al reportado en el mismo periodo de 2016.

Ejemplos a seguir

En el informe Earmarked Tabacco Taxes. Lessons learnt from nine countrie de la OMS, se muestra cómo los siguientes países de América Latina han utilizado el impuesto al Tabaco para financiamiento de sus sistemas de salud:

  • Argentina. Invierte en programas sociales y de salud
  • Colombia. Destina un porcentaje (16%) de la recaudación por impuesto al tabaco para deporte y cuidado de la salud.
  • Costa Rica. Fondea programas para la prevención y tratamiento de enfermedades relacionadas con el uso del tabaco, incluidos tratamientos de cáncer.
  • El Salvador. Destina un porcentaje (35%) para el sector salud.
  • Guatemala. Todos los ingresos del impuesto al tabaco se utilizan para programas de salud.
  • Panamá. Destina un porcentaje (50%) al Instituto Nacional de Oncología y al Ministerio de Salud.

Es por ello que  la Asociación Respirando con valor exhorta a las autoridades mexicanas a revisar la viabilidad de destinar un porcentaje del IEPS al tabaco para la atención de la salud, en especial para el diagnóstico oportuno y la atención de calidad de los pacientes con enfermedades oncológicas como cáncer de pulmón entre otras.