Tecnología y rehabilitación, combinación que beneficia a pacientes

0
507

Uso de dispositivo permite a hombre con lesión motora total de la médula espinal a recuperar control de movimientos

Como se resultado de la colaboración entre investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles y de Mayo Clinic, se ayudó a un hombre a voluntariamente mover sus piernas paralizadas, ponerse de pie y hacer movimientos similares a pasos por primera vez en tres años, gracias a la estimulación eléctrica sobre la médula espinal e intensa fisioterapia.

De acuerdo a los investigadores dichos resultados aportan más pruebas respecto a que la combinación de esta tecnología con la rehabilitación puede ayudar a los pacientes con lesiones en la médula espinal a recuperar el control de movimientos que antes estaban paralizados.

“Estamos realmente emocionados porque los resultados superaron las expectativas, y aunque sean iniciales, el paciente continúa progresando”, comentó el neurocirujano doctor  Kendall Lee, investigador principal del estudio y director del Laboratorio para Ingeniería Neural de Mayo Clinic.

El paciente de 26 años se lesionó la médula espinal en la sexta vértebra torácica hace 3 años, y se le diagnosticó con lesión motora total de la médula espinal.

Se indicó que el estudio empezó con 22 semanas de fisioterapia para el paciente, compuestas por tres sesiones de entrenamiento por semana para preparar los músculos a fin de intentar hacer cosas durante la estimulación de la médula espinal.

Asimismo, se explicó, se hicieron pruebas con regularidad para ver los cambios. Algunos resultados llevaron a que los investigadores calificaran más a fondo a la lesión y la llamaran incompleta, lo que sugería la posibilidad de que quedasen conexiones durmientes.

Después de la fisioterapia, se implantó al paciente un electrodo en el espacio epidural cerca de la médula espinal, por debajo del área lesionada. El electrodo está conectado a un dispositivo que es controlado por un computador y está bajo la piel del abdomen del paciente.

Posterior al período de recuperación de la cirugía de tres semanas, el paciente reanudó la fisioterapia y se ajustaron las configuraciones de la estimulación para permitirle movimientos. En las primeras dos semanas, el paciente voluntariamente pudo: controlar los músculos mientras estaba recostado de lado, lo que derivó en movimientos de las piernas;  hacer movimientos parecidos a pasos, tanto recostado de lado como en la posición de pie con ayuda; y sostenerse de pie por sí solo, sujetado de las barras con los brazos para equilibrarse.

Se explicó que hacer un movimiento voluntario o intencionado significa que el cerebro del paciente envía una señal a las neuronas motoras de la médula espinal para que muevan las piernas deliberadamente.


“Esto realmente marcó el paso de la rehabilitación posquirúrgica, porque se intentó utilizar la función recuperada por el paciente para impulsar aún más la recuperación de las capacidades”, aseguró la doctora Kristin Zhao, investigadora principal y directora del Laboratorio de Tecnología de Asistencia y Restablecimiento de Mayo Clinic.

El estudio de Mayo, se subrayó, marca la primera vez que un paciente logra controlar de manera voluntaria funciones antes paralizadas dentro del transcurso de las primeras dos semanas desde la estimulación.

Dichos resultados, se añadió, plantean que las personas con lesiones incompletas de la médula espinal podrían ser aptas para la terapia de estimulación epidural. No obstante, es necesario investigar más acerca de cómo contribuye una lesión incompleta a la recuperación de las funciones, según el criterio de los expertos de los departamentos de Neurocirugía y de Medicina Física y Rehabilitación, así como de la División de Ingeniería de Mayo Clinic.

“A pesar de que estos resultados sean iniciales, atestiguan la labor realizada por los investigadores de Mayo Clinic para descubrir y encontrar soluciones innovadoras para las necesidades no atendidas de los pacientes. Estos equipos destacan la incomparable cultura de colaboración de esta Institución que junta a científicos y médicos expertos para trabajar lado a lado en acelerar la conversión de los descubrimientos científicos en avances fundamentales de la atención médica”, aseguró el doctor Gregory Gores, doctor en Medicina, decano ejecutivo de investigación en Mayo Clinic.

Cabe mencionar que  Mayo Clinic recibió autorización por parte de la FDA para el uso alterno de este dispositivo que envía corriente eléctrica a la médula espinal a fin de permitir al paciente producir movimientos. Asimismo, la investigación fue publicada en Mayo Clinic Proceedings.