Uso nocturno de dispositivos electrónicos incide sobre la calidad del sueño

0
496

La estimulación luminosa proveniente del uso nocturno de estos aparatos puede tener efectos negativos sobre la calidad del sueño, como la dificultad para iniciar este descanso y la presencia de uno o varios despertares, destacó Ulises Jiménez Correa, responsable de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Lo anterior cobra relevancia cuando se habla de menores de edad, quienes en días pasados, recibieron como regalo algún dispositivo electrónico con acceso a Internet. Por tal motivo, recomienda restringir el horario de su utilización a fin de que no interfiera con el tiempo, la continuidad del sueño y el rendimiento durante el día.

Indicó que en las sociedades actuales, inmersas en Internet, otro factor que incide en la mala calidad del sueño es la disponibilidad de aparatos inalámbricos, que brindan la posibilidad de usarlos en la cama. “En consecuencia, se incrementa el tiempo de vigilia en un lugar destinado al reposo y las personas se arriesgan a sufrir insomnio aprendido o psicofisiológico, que se caracteriza por la complicación para conciliar el sueño y la tendencia a despertar con gran facilidad”.

Asimismo, indicó que el estado emocional relacionado con el contenido que se revisa en Internet (redes sociales y juegos) contribuye a estos problemas. No obstante, advirtió, el problema no es la tecnología, “sino la falta de límites para su uso, sobre todo en el caso de niños y adolescentes”.

El especialista explicó que desde la década de los 60 se ha estudiado el posible efecto de la estimulación luminosa ambiental sobre el periodo sueño-vigilia.

En algunas investigaciones los participantes ingresaban a instalaciones acondicionadas, habitaciones en las que eran aislados de la iluminación exterior, por lo que no había manera de saber si era de día o de noche. Con el paso del tiempo invirtieron su ciclo de sueño: dormían de día y estaban despiertos durante la noche; “entonces, se descubrió que el periodo sueño-vigilia dura un poco más de 24 horas”, apuntó.

Con base en lo anterior, se concluyó que la estimulación luminosa durante el día es necesaria para despertar y sincronizar el día con la vigilia; luego entonces, el dormir coincide con la noche.

“Con esta información podemos explicarnos por qué la estimulación luminosa provocada por el uso nocturno de dispositivos electrónicos puede tener un efecto negativo sobre la calidad del sueño”, concluyó.