Armoniosa convivencia entre lo moderno y tradicional a través de Querétaro

0
903

El municipio de Querétaro es emblemático por su sello colonial, el cual ofrece a sus visitantes una calidad de vivencia única por su arraigo a la tradición y combinar con un proceso de modernización. Por lo que si quieres conocer sitios llenos de historia, que hoy en día se están convirtiendo en puntos de encuentros para el arte, convivencia y el entretenimiento, no te puedes perder sus atractivos sitios.

Como el famoso Jardín de Cerveza, de la Compañía Cervecera Hércules, es un lugar escondido en la delegación Cayetano Rubio, en el barrio tradicional de Hércules. Entre las paredes de lo que antes fue una fábrica de textiles, hoy encontramos un espacio gastronómico y un sitio para convivir con la música y el arte.

Dentro de una de las zonas más hermosas de Querétaro como lo es Juriquilla, se encuentra una presa que a la orilla, da refugio a Plaza Náutica, una fusión de diferentes conceptos gastronómicos, donde podrás encontrar desde comida japonesa hasta mariscos, además de espacios para disfrutar de la impresionante vista del lugar.

Además de poder conocer la Fábrica, siendo un centro cultural independiente. En donde antes de convertirse en un espacio para el arte y la cultura, fue por más de 30 años una fábrica de estructuras metálicas en la antigua zona industrial de la ciudad de Querétaro.

En la actualidad cuenta con restaurantes, música en vivo y con una variedad de platillos ideales para el más exigente paladar. El corazón del espacio es su Foro escénico, mismo que alberga su compañía de teatro, con puestas en escena innovadoras, irreverentes y que convocan frecuentemente a una audiencia joven.

La gastronomía de esta ciudad ofrece una gran variedad de sabores, colores, olores y texturas que no se pueden dejar de probar cuando se visita Querétaro. Empezando con las deliciosas y tradicionales gorditas queretanas que se hacen principalmente con maíz quebrado y queso enchilado; o las gorditas de migajas (carne de cerdo frita).

Para un desayuno tradicional con tintes coloniales, las enchiladas queretanas son la opción ideal. Hechas con tortilla de maíz rellenas de queso ranchero, ahora ya las puedes pedir de pollo o carne de cerdo,  y aderezadas con una salsa de chile guajillo cocida en leche con diversos condimentos y cubiertas con crema, zanahoria y papa, lo que hace que tengan un sabor único e inconfundible.

Otro de los platillos más representativos de la región es el chivo tapeado, que es carne de chivo aderezada con chile, cocinada en un hoyo de tierra por aproximadamente seis horas. También puedes probar la barbacoa de borrego, que es cocinada junto con hojas de maguey en un hoyo.

En cuanto a las bebidas típicas se encuentran: el atole de aguamiel y el mejengue que son las bebidas con más tradición. Sin embargo, también las mezcalerías de la región ofrecen una gran variedad de surtido en cuanto a sabores. Para el postre, existen en el primer cuadro del Centro Histórico distintas tiendas de dulces típicos donde usualmente se surten los locales y visitantes.

Su gastronomía forma parte del Patrimonio Gastronómico Nacional, recordando también nuestras raíces indígenas y coloniales.

Ubicada a tan solo tres horas de la Ciudad de México, la ciudad de Querétaro no sólo nos transmite cultura y tradición, sino que tiene entre sus tierras una de las gastronomías más importantes del país.