Avances tecnológicos en tratamiento de cáncer de pulmón

0
1376

El tabaco, alcohol, una dieta no saludable y la inactividad física son los principales factores de riesgo que pueden derivar en un cáncer de pulmón, de ellos el consumo del cigarro es responsable de 22 % de las muertes.

Tan solo en el 2015 el cáncer de pulmón cobró 1.69 millones de vidas, por lo que es considerado como la principal causa de muerte por cáncer. Y segunda causa de muerte a nivel mundial, lo que representa aproximadamente 1 de cada 6 muertes.

Se indicó que alrededor de 70% de las muertes por cáncer ocurren en países donde la población cuenta con ingresos bajos y medios, e incluso pueden ser causadas por infecciones como la hepatitis y el VPH. Según la Organización Mundial de la Salud, hasta 25 por ciento de los casos de cáncer en estos países son causados por estas infecciones.

A pesar de sus complicaciones, se indicó, el cáncer sigue siendo una enfermedad que se puede prevenir, tratar y vencer. “Gracias a los avances tecnológicos, los pacientes diagnosticados con ella tienen ahora varias opciones de tratamiento disponibles. Con cada adelanto, el padecimiento lentamente se convierte menos en una sentencia de muerte para algunos y lleva a muchos otros una razón de esperanza para vencer esta devastadora enfermedad”.

Se encuentra disponible en el Maroone Cancer Center de Cleveland Clinic Florida las opciones de tratamiento quirúrgico y no quirúrgico más recientes. El tratamiento, se indicó, se basa en el tipo y en la etapa del cáncer del paciente, dónde se localiza el tumor y cómo es la salud general. Por medio de un enfoque multidisciplinario, un equipo especializado de médicos integrado por pulmonólogos, patólogos, oncólogos médicos y de radiación, cirujanos torácicos y expertos en el manejo del dolor, colaboran para ofrecer un espectro completo de diagnósticos y servicios terapéuticos para determinar las mejores opciones de tratamiento para los pacientes.

Endobronchial Ultrasound (Ultrasonido Endobronquial, EBUS por sus siglas en inglés) es la técnica que utilizan para el diagnóstico del paciente, un instrumento con un minúsculo ultrasonido en su extremo que permite al pulmonólogo realizar biopsias en diferentes áreas.

A través de dicha técnica, se explicó, se minimiza el riesgo de perforar un vaso sanguíneo y se logra una mayor precisión, pues el especialista puede ver con el ultrasonido que la aguja se coloca dentro de la anomalía. Otra forma de diagnóstico que rápidamente está ganando reconocimiento es la biopsia líquida. Con ella se identifica la presencia de cáncer mediante la búsqueda de signos de ADN libre de células tumorales circulantes (ctDNA) que se desprende de un tumor en el torrente sanguíneo.

Se aseguró que Cleveland Clinic Florida es también casa de la Varian Edge, uno de los pocos centros en todo el mundo que dispone de esta tecnología. Se describe como un acelerador lineal con capacidades de radiocirugía, que maneja el movimiento del tumor en tiempo real para aplicar una dosis rápida y precisa de radiación.

Otras opciones disponibles de tratamiento no quirúrgico incluyen la Broncoscopía con Láser, que destruye lesiones o tumores de las vías respiratorias y elimina las obstrucciones en los tubos bronquiales; así como la Terapia Fotodinámica, que inyecta una sustancia química especial en la sangre que es absorbida por el tumor y destruye las células afectadas.

Asimismo, la Cirugía Torácica Asistida por Vídeo, o VATS (por sus siglas en inglés), es una opción quirúrgica mínimamente invasiva donde una pequeña cámara con una fuente de luz se inserta a través de una pequeña incisión en las costillas, lo que permite a los especialistas diagnosticar y eliminar los tumores cancerosos y benignos.

También disponen del Smoking Cessation (Programa completo para dejar de fumar), para pacientes que han sido diagnosticados con cáncer de pulmón o simplemente desean ser proactivos sobre su salud y poner fin a su adicción a la nicotina.

Un especialista en dejar de fumar, certificado por la Clínica, desarrolla un plan de tratamiento personalizado que incluye apoyo individual y una variedad de recursos. El programa para dejar de fumar dura de tres a seis meses, con reuniones cada dos semanas y mensualmente. Aunque la adicción de cada persona es única, se ha demostrado que una combinación de terapia de comportamiento y medicación incrementa radicalmente las posibilidades de éxito.