Terapia Intensiva: capital humano y tecnológico

0
1394

Para que Terapia Intensiva funcione de manera adecuada y logre restablecer la salud a los pacientes, es indispensable que los médicos, personal de enfermería y técnicos de inhaloterapia, cuenten con una formación especializada

Cuando un paciente ingresa al área de Terapia Intensiva significa que requiere de mayor atención, un monitoreo más estricto y que haya más personal de enfermería y médico a cargo. “El paciente que requiere de cuidados intensivos, está grave, sin embargo, no siempre se trata de una condición terminal y el ingreso a ésta área, nos indica que deberá tener cuidados especiales para salir adelante”, comentó Gustavo García, experto en Medicina del Enfermo en Estado Crítico, adscrito a la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital DioMed.
Hay ciertos criterios específicos para decidir cuándo un paciente debe ser ingresado a una Unidad de Terapia Intensiva, estos están basados en escalas para calificar el estado clínico del paciente, y evalúan diversos aspectos alrededor de la patología y su estabilidad, tales como signos vitales, estado hemodinámico, exámenes de laboratorio y de imagenología, así como las probables complicaciones secundarias a su enfermedad de base.
Después de las evaluaciones, explicó, si se determina que cumple con todos los criterios de ingreso a la Terapia Intensiva, se realiza el traslado, para una vigilancia estrecha y manejo multidisciplinario, que permitirá prever o atacar en su caso algunas complicaciones.
El Médico Intensivista del Hospital DioMed indicó que son diversos los padecimientos por los que una persona puede ingresar a Terapia Intensiva, algunos de los más comunes son: complicaciones secundarias e inherentes a una cirugía de alto riesgo, pacientes que han sufrido un accidente grave, infecciones generalizadas o en órganos vitales (pulmón, vías urinarias, cerebro), enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso algunas enfermedades metabólicas, neurológicas y de tipo renal.
Para que el área de Terapia Intensiva funcione de manera adecuada y logre su objetivo de restablecer la salud a los pacientes, es indispensable que los médicos, personal de enfermería y técnicos de inhaloterapia, cuenten con una formación especializada que requiere varios años de entrenamiento.
Se precisó que además de que el médico debe contar con especialidad de Medicina Interna, y la subespecialidad en Medicina del Enfermo en Estado Crítico, tienen otros entrenamientos especiales, incluso varias subespecialidades, así como la interacción de otros especialistas. Con todo ello, es posible aumentar las posibilidades de garantizar el éxito en el tratamiento de los pacientes.
Asimismo, se indicó que una Terapia Intensiva segura requiere tecnología de vanguardia, medidas especiales de protección y equipos sofisticados, que van desde las medidas de acceso restringidas, hasta el aire ambiental especial, pasando por camas inteligentes, que hoy son capaces de dar fisioterapia en base al peso y talla del paciente, ventiladores de soporte respiratorio en todas sus variantes, monitoreo cardiaco, neurológico y específico para cada enfermedad, así como todos los materiales y equipos necesarios para dar soporte vital al paciente.
Resulta complicado determinar cuánto tiempo pasa en promedio un enfermo en Terapia Intensiva, “cada paciente es diferente y depende mucho de la patología, existen casos en los que un paciente requiere cuidados intensivos una semana o incluso meses, para recuperarse por completo”, mencionó el doctor Gustavo García del Hospital DioMed.
En el caso de DioMed, apuntó, se cuenta con un Comité de Ética, integrado por diversos médicos que evalúan los casos, desde el cumplimiento de criterios para estar en Terapia Intensiva, hasta el seguimiento de pacientes que llevan una larga estancia en la Unidad. Se evalúan los avances y la calidad de vida del enfermo, cuando se sabe que no habrá mejoría y prácticamente la vida depende del soporte de la tecnología, se definen acciones menos invasivas, así como las estrategias a seguir que representen siempre lo mejor para el paciente.