Celebran Seminario sobre Regulación Farmacéutica

0
513

Con el propósito de compartir las experiencias internacionales para impulsar la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos regulados, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) llevó a cabo el seminario “Aspectos regulatorios de los productos farmacéuticos: competencias y salud pública”.

A la cita acudió personal de la Secretaría de Salud y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS),  así como de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM); quienes analizaron temas como la armonización de estándares técnicos para la aprobación de productos.

En dicho marco, el Comisionado Federal, Julio Sánchez y Tépoz, afirmó que en México existe un equilibrio entre el derecho a la propiedad industrial y el impulso al mercado farmacéutico, a través de una política responsable que fomenta el desarrollo del sector y garantiza el acceso de la población a medicamentos seguros y de alta calidad.

“Como agencia sanitaria trabajamos en equipo con la industria para construir puentes de colaboración y, al mismo tiempo, velar por la protección de la salud de la población”, aseguró.

Asimismo, Christoph Spennemann, responsable del Programa sobre Comercio y Propiedad Intelectual de la UNCTAD, destacó la importancia de intercambiar experiencias que permitan impulsar la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos regulados.

Dagoberto Cortés, Presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM), aseguró que en México se respeta la propiedad industrial y ello ha permitido la sana convivencia en el mercado de medicamentos innovadores y un crecimiento importante de la gama de medicamentos genéricos.

Durante el seminario también se contó con la presencia de Xavier Seuba, profesor e investigador del Centre d’Études Internationales de la Propriété Intellectuelle (CEIPI), con sede en Estrasburgo, Francia.

Entre los temas revisados se encuentran: la armonización de estándares técnicos para la aprobación de productos farmacéuticos y biológicos; competencia y aspectos éticos; coordinación entre salud pública, reglamentos técnicos y propiedad intelectual; protección de datos de prueba, competencia y derechos humanos, así como la vinculación entre registro sanitario y patente farmacéutica.