Córdoba, corazón de la Sierra del Café

0
1473

*La Hacienda de Guadalupe, primera en plantar café

*En el Museo del Café, la historia del aromático

Córdoba, Veracruz.- A tan sólo tres horas de la Ciudad de México se localiza una región con olor a café, sabor de hogar, de despertar, de amanecer, de ganas de disfrutar la vida: Córdoba, el corazón de la Sierra del Café con sus fincas cafetaleras, su museo del café, sus establecimientos con baristas amables que imparten catas del delicioso aromático y ofrecen la bebida acompañada de galletas, bombones, gomitas y dulces de ese grano que encanta.

También conocida como la Ciudad de los 30 caballeros, Córdoba tiene en su plaza principal portales donde se encuentran varios establecimientos, como el de Zavedra, una antiguas casa de estilo colonial donde se firmaron los Tratados de Córdoba el 21 de agosto de 1821, con lo que se consumó la Independencia.

En los famosos Portales hay cafeterías y restaurantes que ofrecen deliciosas comidas como el tezmole de pollo, el platillo típico cordobés. Allí se escucha la música en vivo y se pueden apreciar algunos espectáculos de bailes regionales.

La ciudad te invita a caminar a cualquier hora del día y por la noche a disfrutar del espectáculo de luz y sonido que se proyecta en el edificio de la Presidencia Municipal que sirve como lienzo para contar la historia.

En el Museo del Café –inaugurado en marzo de 2016- los visitantes interactúan con aparatos digitales que contienen la historia del café donde se reporta que fueron colonos franceses quienes en 1740 introdujeron a México cafetos de Martinica. Sin embargo, quien posee el título del primer introductor del café en México es Juan Antonio Gómez Guevara, toda vez que fue en su Hacienda de Guadalupe, donde se estableció la primera finca comercial dedicada a la exportación del grano.
Cabe señalar que para conmemorar a este personaje, en sesión de cabildo fue aprobada la propuesta de tributar honores y reconocimiento el 11 de julio de 1878 en gratitud por haber introducido no sólo el café sino también el mango Manila.

También en el museo se cuenta la leyenda de Kaldi y el origen del café que dice que un día como cualquier otro, allá por el año 600, un pastor llamado Kaldi salió con sus cabras a la montaña. Los montes eran frondosos, ricos en pastos y llenos del colorido que le daban una enorme variedad de plantas.

Kaldi decidió echarse una siesta y al despertar sus cabras se comportaban de manera extraña. Observó a los animales y comprobó que la fiesta empezaba cuando consumían unas apetitosas bayas rojas que crecían en racimos en un arbusto.

Cortó una rama de aquellas cerezas y las llevó a un monje sabio. El sacerdote, tras escuchar la historia, decidió cocinar aquellas frutas. El resultado fue tan amargo que con desprecio las arrojó al fuego y en ese instante se desprendió un agradable olor que los conquistó. Así fue como Kaldi y el monje descubrieron que tostando las semillas se podía hacer una infusión rica y estimulante.

Vela la pena visitar esta hermosa ciudad que forma parte de la ruta Sierra del Café que realiza Turibús ADO todos los sábados para vivir una experiencia aromática. Eso sí, hay que ir preparados y vestir con ropa cómoda para enfrentar cualquier tipo de clima: frío, cálido o lluvioso pues el clima es caprichoso.