Día del Médico

“Es primordial fortalecer la generación de médicos para contar con calidad en el servicio y poder marchar hacia la cobertura universal en salud, subsanando las deficiencias del Sistema Nacional de Salud”

0
1143

En México hoy se reconoce a los profesionales de la salud, porque en 1937 durante la Convención de Sindicatos Médicos Confederados de la República, se estableció que el 23 de octubre se celebraría el Día del Médico, en homenaje al doctor Valentín Gómez Farías, quien en 1833 inauguró el Establecimiento de Ciencias Médicas en la Ciudad de México.

Antecedente de la actual Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), debido a la clausura de la entonces Universidad Nacional y Pontificia y de la Escuela de Cirugía, la creación de dicho Establecimiento fusionó las carreras de médico y de cirujano.

Se define a la medicina como el conjunto de disciplinas científicas cuyo propósito es promover, conservar y restaurar la salud de las personas, actuando siempre bajo un marco de referencia humanitaria. Por lo tanto el médico debe ejercer su profesión con base a las certificaciones oficiales, de acuerdo con los principios de la medicina y de las normas oficiales de regulación de los sistemas de salud, que establecen.

De acuerdo con el Informe de la Salud de los Mexicanos del año 2016, ha aumentado el capital humano en salud en México, pero sigue estando por debajo de los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Generando un impacto negativo para cubrir las necesidades de atención de la población, derivando a su vez en deficientes actividades de promoción, prevención, diagnóstico y tratamiento hacia los pacientes.

Tan solo en 2014 a nivel nacional se tuvo un promedio diario de 8.5 consultas, comparado con el estándar establecido de 12 a 24 consultas diarias por médico, lo cual presenta un déficit de 3.5 consultas diarias respecto al límite inferior y de 15.5 consultas diarias respecto al límite superior. No obstante, 24 consultas por día laboral implican que cada consulta se limite a máximo 15 minutos, lo cual podría significar la ausencia de tiempo suficiente para la elaboración de una historia clínica, exploración física, determinación del diagnóstico y prescripción.

Ante esta situación es importante considerar la calidad de la formación de los profesionales de la salud, porque de ella depende en gran medida una atención médica de calidad y la consiguiente mejora de la salud de la población. El contacto con el médico es una de las vía de entrada del paciente al Sistema Nacional de Salud y el acceso de referencia hacia los médicos especialistas; es donde se ponen en práctica las acciones preventivas más frecuentes y se da una atención médica integral.