Aceleran detección de enfermedades transmitidas por alimentos

0
890

De acuerdo a la OMS cada año enferman en el mundo alrededor de 600 millones de personas –casi 1 de cada 10 habitantes– por consumir alimentos contaminados, de ahí que las infecciones con salmonella, E. coli y norovirus, son una importante preocupación de salud pública.

bacteria-ecoli
“Cuando hay un brote de una enfermedad que se transmite por los alimentos, el mayor desafío que enfrentan los funcionarios de salud pública es la velocidad a la cual pueden identificar la fuente de alimentos contaminados y alertar al público”, explicó Kun Hu, científico de investigación de salud pública de IBM Research en Almaden, en San José, California.

Destacó que el análisis de datos de escáneres de supermercados y su comparación con mapas de casos confirmados de enfermedades transmitidas por los alimentos, pueden acelerar investigaciones tempranas.

Con tan solo 10 informes de exámenes médicos de enfermedades transmitidas por los alimentos, aseguró, pueden acotar la investigación a 12 productos alimenticios sospechosos, en unas pocas horas.

“Nuestro estudio muestra que la tecnología Big Data y Analítica puede reducir significativamente el tiempo de investigación y el error humano, y causar un enorme impacto en la salud pública”.

Es por ello que crearon una metodología de analítica de datos para revisar datos espacio-temporales -que incluyen la geolocalización y el horario de consumo- para cientos de categorías de productos almacenados.

A su vez, se revisó cada producto para determinar su fecha de vencimiento, geolocalización de consumo y probabilidad de que alojaran un patógeno en particular, para luego correlacionar la información con la ubicación conocida de los brotes. Posteriormente, el sistema clasificó todos los productos de almacén por probabilidad de contaminación en una lista que permitió a los funcionarios de salud pública probar los 12 alimentos principales sospechosos de contaminación y alertar al público en consecuencia.

Dicho método se aplicó a un brote real de E. coli en Noruega, con solo 17 casos de infección confirmados, los funcionarios de salud pública usaron la tecnología para analizar datos de escáner de supermercado, relacionados con más de 2,600 productos alimenticios posibles, y crear una lista de 10 contaminantes posibles. El análisis posterior en el laboratorio identificó la fuente de contaminación al nivel de número de lote y partida del producto específico: una salchicha.