Existen diferencias en la longitud de las piernas después de la artroplastia de la cadera

“Igualar la longitud de las piernas en las personas con artroplastia de cadera puede resultar un tanto complicado, porque aunque existen varios métodos para hacerlo, no siempre funcionan perfectamente”.

0
3772

La cirugía de reemplazo de cadera se realizó por primera vez en 1960 y es una de las operaciones más exitosas en toda la medicina. Desde 1960, los perfeccionamientos en técnicas quirúrgicas y tecnología de reemplazo articular han aumentado enormemente la efectividad del reemplazo total de cadera. Según la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica, más de 285,000 reemplazos totales de cadera se realizan cada año en los Estados Unidos.

Una artroplastia total de cadera es una cirugía paso por paso para reemplazar la esfera en la parte superior del fémur y la cavidad de la cadera (acetábulo). Los médicos usan partes de reemplazo metálicas, cerámicas o plásticas.

Pueden adherirse a los huesos en uno de dos modos: Con cemento al hueso, o sin cemento. Estas partes tienen un revestimiento poroso en el que crece el hueso. En la mayoría de las personas que se someten a la cirugía, la artroplastia de la cadera alivia el dolor y restablece la función de la cadera.

Según el Dr. Richard Claridge, especialista en Cirugía Traumatológica y Ortopédica de Mayo Clinic, puede ser necesaria una ligera diferencia entre ambas piernas para lograr la mejor estabilidad, a largo plazo, en la articulación de la cadera. Pese a que lo deseable es que después de la operación no haya diferencia en la longitud de ambas piernas, eso no siempre es posible.

Son pocas las razones por las que las piernas podrían quedar desiguales después de reemplazar la cadera.

Primero está la artritis, que es una de las afecciones más comunes para el daño de la articulación de la cadera y la necesidad de una artroplastia. El proceso artrítico conduce a la pérdida del espacio dentro de las articulaciones, y la artritis también acaba provocando una pérdida ósea. Estos cambios pueden acortar la pierna afectada por la artritis. Cuando se reemplaza la articulación mediante la artroplastia de la cadera, la pierna recupera la longitud que tenía antes de que empezara la artritis y por eso puede haber la sensación de que la pierna es más larga después de la cirugía.

En segundo lugar están otras enfermedades, como la escoliosis de la columna, que pueden cambiar la mecánica corporal de la persona después de la artroplastia de cadera, lo cual repercute sobre la longitud de la pierna.

En tercer lugar, y posiblemente como la razón más común para la desigualdad en la longitud de las piernas después de la cirugía de la cadera, está la necesidad de alcanzar estabilidad dentro de la articulación reemplazada. Es decir, como parte de la artroplastia de la cadera, hay que estirar los tejidos blandos alrededor de la articulación hasta alcanzar la tensión adecuada para garantizar que la articulación se mantenga en su sitio. El resultado de esto puede ser que una pierna sea apenas más larga que la otra, normalmente son pocos milímetros que muchas personas ni siquiera notan, aunque en ocasiones, tal vez la diferencia sea más obvia.

El éxito de la artroplastia de la cadera, es fundamental no solo reconstruir la articulación sino garantizar su estabilidad, pues no sirve de nada tener la misma longitud en las piernas si cada vez que la persona se sienta después de la operación, se le disloca la cadera porque los tejidos blandos son muy laxos para sostenerla en su sitio.

Por lo que la estabilidad es más importante que la igualdad de las piernas, porque una cadera con inestabilidad crónica requiere otra cirugía para corregir el problema, lo cual es un proceso doloroso y caro.

Una solución ideal para una pierna demasiado larga es colocar un alza en el otro zapato. No existe ninguna razón médica para no usar alzas en los zapatos y las mismas son una manera barata y buena de corregir la disparidad. Si usted siente más comodidad con un alza en el zapato, úsela sin dudar.

Pero en cambio sí nota que otros síntomas que empiezan a aparecer, tal como molestia continua o dolor en la cadera reemplazada. Debe realizar una cita para evaluar la situación lo antes posible, de preferencia con el mismo cirujano que realizó la artroplastia de cadera.

Las diferencias en la longitud de las piernas después de la artroplastia de la cadera no necesitan más tratamiento, la cadera no debe producir dolor. Sentir dolor después de la operación puede ser la señal de un problema oculto que necesita identificarse y tratarse de forma oportuna.

Fuente:

http://www.mayoclinic.org/es-es/about-mayo-clinic

https://www.northshore.org/healthresources/encyclopedia/encyclopedia.aspx?DocumentHwid=aa14678&Lang=es-us

https://orthoinfo.aaos.org/es/treatment/reemplazo-total-de-cadera-total-hip-replacement/