Ritmos circadianos alterados, influyen en desarrollo de adicciones

0
619

Desvelarse y no dormir las horas necesarias, o comer no sólo de día, sino también en la noche, potencializan su alteración

Las personas con ritmos circadianos alterados son más proclives a desarrollar una adicción, ya sea al alcohol, las drogas o los alimentos ricos en carbohidratos, según investigaciones realizadas por Carolina Escobar y sus colaboradores del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

La especialista comentó que los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que experimentan los seres vivos durante un ciclo de 24 horas y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente.

Algunas costumbres de la vida moderna, apuntó, como desvelarse y no dormir las horas necesarias, o comer no sólo de día, sino también en la noche, potencializan su alteración.

“De día nuestro cuerpo está en modo activo: el corazón late más fuerte, la respiración es más intensa, el aparato digestivo funciona normalmente porque dispone de comida, y de noche cambia a un modo de descanso: dormimos y se liberan hormonas que nos ayudan a reparar los tejidos y a eliminar desechos metabólicos, entre otras funciones”, comentó.

Ningún órgano tiene una actividad igual a lo largo de las 24 horas; hay momentos en que presenta mucha actividad, y otros, muy poca. Éstos son los ritmos circadianos, indicó la investigadora.

Para que nuestro cuerpo funcione bien, todos los órganos, con sus respectivas funciones, deben estar coordinados en modo activo o en modo de descanso. Si se desorganiza esto, advirtió, puede suceder que de día algunos estén activos y otros quieran descansar, o al revés, que de noche algunos estén descansando y otros quieran estar activos.

“Esta desorganización genera una falta de coordinación que lleva a que las funciones no se realicen de manera eficiente, y en el momento en que una función de reparación nocturna no se lleve a cabo en forma correcta, nuestro rendimiento a lo largo del día será malo y con el tiempo podremos deteriorarnos y enfermarnos, o perder el control sobre nuestras respuestas al entorno social y desarrollar una adicción”, aseguró.

Como consecuencia de la alteración de los ritmos circadianos, grandes sectores de la sociedad moderna se enferman por cansancio crónico, muestran irritabilidad, sufren depresión y desarrollan obesidad, porque comen de noche; incluso se cree que la aparición de algunos tumores cancerosos podría deberse justamente a la falta de reparación nocturna.

De ahí que la investigadora y colaboradores se han interesado en los problemas de salud y de conducta que se observan en la sociedad moderna como consecuencia de esa alteración. Es por ello, que han desarrollado en su laboratorio modelos experimentales que les permiten estudiarlos.

“Hemos trabajado con ratas jóvenes. No las dejamos dormir, las desvelamos y forzamos a estar activas; de esta manera pudimos ver que durante el desvelo les dio por comer, sobre todo alimentos ricos en carbohidratos, lo cual las hizo engordar y adquirir síndrome metabólico, que predispone a desarrollar diabetes, gota y enfermedades cardiovasculares.

“Con este modelo remedamos un poco lo que sucede con la población joven humana y cuáles son las consecuencias de la alteración constante de los ritmos circadianos. Este trabajo ya lo terminamos y está sometido a evaluación para su publicación”, resaltó.

Destacó que hay dos tipos de personas: las matutinas, es decir, aquellas a las que se les facilita levantarse temprano y empezar sus actividades; y las nocturnas, que se les dificulta levantarse temprano, pero que pueden estar activas hasta altas horas de la noche.

“En el grupo de personas nocturnas se ha descrito una mayor propensión a desarrollar enfermedades metabólicas y a consumir alcohol y drogas, posiblemente por el desajuste de sus ritmos circadianos con el ciclo luz-oscuridad”, precisó la especialista.

Por otro lado, añadió, se sabe que para que funcione bien el cerebro es necesario que sus ritmos circadianos también se presenten a nivel de las áreas cerebrales que regulan el control de los impulsos.

“Si el individuo está cansado porque no ha dormido lo suficiente, o si sus ritmos circadianos en las áreas cerebrales que regulan el control de los impulsos no están bien sincronizados, perderá el control, se volverá más débil para responder a los estímulos y podrá caer fácilmente en conductas impulsivas, incluidas las adicciones”.

Con base en lo anterior, agregó, es preocupante que los jóvenes estén expuestos a un jaloneo en sus horarios de dormir y despertar, y no tengan una organización circadiana clara, representa un foco rojo al que hay que atender, pues podría ser un factor que facilite el acercamiento al alcohol y a las drogas como una estrategia para disminuir la ansiedad y la irritabilidad que conlleva toda esta pérdida de control de su descanso.