AR provoca altos índices de discapacidad laboral

0
547

Debido a su alta prevalencia, graves consecuencias funcionales y un alto impacto económico y social, la artritis reumatoide es considerada como un problema de salud pública a nivel mundial. Tanto solo en México se estima una prevalencia de 1.6% y afecta principalmente al grupo etario con mayor capacidad laboral y productiva, lo que se refleja en altos índices de discapacidad laboral y pensión por invalidez.

De ahí la importancia de generar acciones que deriven en diagnósticos tempranos, referencias con el especialista y acceso a tratamientos que permitan a los pacientes cumplir las metas de control de la enfermedad.

Cabe recordar que se trata de enfermedades crónicas impactan en la morbimortalidad y en la calidad de vida de los pacientes a nivel mundial, ya que son responsables de 72% del total de la carga de enfermedad.

En el caso de la AR en México, se estima que el costo médico directo en dólares es de $2,334 y para el paciente es de $610. Se identificó que 15% del ingreso familiar se destina a gastos por AR, lo que se llega a considerar como gasto catastrófico en la economía familiar. El costo médico directo anual por AR se estima en $5,944.

Se recordó que es una enfermedad inflamatoria sistémica crónica que se caracteriza principalmente por la inflamación del revestimiento o membrana sinovial de las articulaciones; aunque puede iniciar en cualquier articulación, comienza con mayor frecuencia en las más pequeñas, como los dedos, manos y muñecas.

Los daños en las articulaciones asociados con la AR progresan constantemente durante los primeros 20 años y representa más de 35% de la discapacidad establecida en este padecimiento, creando una carga económica significativa.

Al respecto la doctora Sandra Carrillo, Tesorera del Colegio Mexicano de Reumatología, destacó la implementación de los primeros centros de excelencia especializados para la atención de este padecimiento con el apoyo de la biofarmacéutica AbbVie, los cuales están basados en las guías internacionales de Treat to Target.

De lo que se trata, apuntó, es de fomentar la toma de decisiones compartidas entre el paciente y el reumatólogo, controlar síntomas y prevenir el daño estructural, supresión de la inflamación y seguimiento a través de la medición de la actividad de la enfermedad, y el establecimiento de un tratamiento adecuado para mejorar el pronóstico de los pacientes.

Añadió que dicha iniciativa ha reforzado la comunicación entre pacientes y sus médicos tratantes, y también se ha empoderado a los pacientes a llevar una mejor monitorización y control de su enfermedad, lo cual se ha visto reflejado en una mayor adherencia a su tratamiento.

Actualmente, se informó, algunos centros públicos y privados han adoptado un modelo de excelencia en la atención médica de la artritis reumatoide, que tiene la primicia de tratar con base a un objetivo claro y específico como es el lograr la remisión clínica de la enfermedad o, cuando esto no sea posible, la actividad baja de la enfermedad.

El Colegio Mexicano de Reumatología reconoce a ocho centros de excelencia, uno de ellos especializado en niños y adolescentes con Artritis idiopática Juvenil.