Depresión estacional, motivada por disminución de luz natural

0
702

Se considera como un factor importante para desencadenar una depresión a la poca luz del sol que se origina durante la temporada invernal, indicó Fernando Alonso Guasti, investigador del Departamento de Farmacología del Cinvestav.

Aseguró que la causa principal del padecimiento conocido como Trastorno Afectivo Estacional o SAD (por sus siglas en inglés de Seasonal Affective Disorder) es la disminución de luz solar en el invierno.

Dicha situación, apuntó, que le puede ocurrir a cualquier persona, sin embargo los pacientes con antecedentes de depresión y trastorno bipolar son más propensos a desarrollarlo.

Los síntomas que trae consigo el trastorno o depresión estacional son: tristeza, irritabilidad, letargo, cansancio, ansia de comer carbohidratos y azúcares, dificultad para concentrarse, dormir más de lo normal, falta de energía, disminución de actividad, alejamiento de la vida social y llanto frecuente.

El padecimiento es común en países donde los cambios estacionales son muy marcados, como los septentrionales, aunque en México no ocurren cambios climáticos tan manifiestos, sí hay personas que muestran alteraciones en su estado de ánimo o baja de energía durante los meses invernales. De acuerdo al investigador con exponerse a la luz del sol siempre que sea posible, hacer ejercicio o actividades al aire libre, son formas de evitar o disminuir este trastorno.

Explicó que en humanos el ritmo circadiano permite la organización y óptimo funcionamiento del metabolismo de acuerdo al momento del día. En este equilibrio, precisó, la señal más importante para sincronización es la luz, la cual es percibida por las células de la retina que proyectan a neuronas del núcleo supraquiasmático, coordinador del sistema circadiano que participa en actividades muy específica como la secreción de hormonas, la fase del sueño, la termorregulación, la ingesta de alimento, entre otras.

Añadió que este sistema continuamente se adapta y sincroniza con el medio ambiente; así pues la disminución de las horas de luz durante los días invernales es la principal explicación de la depresión estacional.

La fototerapia o terapia de la luz, comentó, es la base del tratamiento para este padecimiento, el cual debe empezar durante el otoño, antes del inicio de los síntomas y consiste en sentarse, con los ojos abiertos frente a una luz brillante, preferentemente temprano, para imitar las acciones del amanecer.

Citó como otro método de tratamiento a considerar a la sicoterapia, que refiere a la identificación de los pensamientos negativos y su remplazo por ideas positivas, aunada a la técnica de activación conductual ayudando al paciente a identificar las actividades, en interiores o al aire libre que le son atractivas y placenteras, a llevarlas a cabo para sobrellevar mejor el paso del invierno.

Dado que una de las causas de la depresión estacional es el desequilibrio en el sistema serotoninérgico, añadió, los antidepresivos como la fluoxetina o la sertralina, son efectivos para tratar este padecimiento.

Finalmente, explicó que para tener un tratamiento efectivo es necesario suministrar a los pacientes suplementos alimenticios que aumenten los niveles de vitamina D y de triptófano, que es un precursor de la síntesis de serotonina.

Afirmó que algunos reportes indican que los resultados de esta opción, sumados a la fototerapia, tienen efectos más duraderos. “El mejor tratamiento para la depresión estacional incluye la combinación de varias terapias que se establecen de acuerdo con las características del paciente y el padecimiento”, concluyó.