Detección temprana, la mejor cura para el cáncer de piel

0
422

Como es sabido los principales factores para desarrollar cáncer de piel son la exposición excesiva al sol y predisposición genética. Se trata de una enfermedad que tiene cura, y siempre y cuando se diagnostique a tiempo. De ahí la importancia de someterse a revisiones periódicas de la piel para detectar cualquier anomalía o cambios en la misma.

Una de las pruebas más eficaces es el uso de la dermatoscopia digital, la cual permite realizar un mapeo corporal completo –desde la cabeza a los pies– en cuestión de minutos y detectar lunares sospechosos o malignos.

“Se puede grabar y visualizar a gran escala cada uno de los lunares. Al estudiar su estructura, es posible diagnosticar si se trata de un lunar sospechoso o benigno”, explica Jatziri Chávez, directora del Centro Dermatológico de Alta Especialidad (CEDAE), quien también es miembro de la Sociedad Mexicana de Dermatología y de la Sociedad Mexicana de Cirugía Dermatológica y Oncológica.

Con la dermatoscopia digital, añadió, se detecta hasta el cambio más sutil en los lunares, ya que entre los primeros signos del cáncer de piel se encuentran alteraciones de color, tamaño y forma de los mismos, así como la aparición de nuevos cuerpos.

Asimismo, explicó que para la detección de lunares sospechosos se utiliza una nemotecnia conocida como ABCDE. Es decir si se presentan dos o más de sus características, debe realizarse un monitoreo constante de los mismos: una forma Asimétrica (A), Bordes irregulares (B), más de dos Colores (C), un Diámetro mayor a 5 milímetros (D) y la Evolución del lunar (E).

Hoy en día existe un aparato de última generación –de los cuales solo hay cinco en la Ciudad de México– que permite dar un seguimiento de toda la piel y cada uno de los lunares de forma muy efectiva, gracias al cual se detectan prematuramente los primeros cambios y se pueden evitar cirugías innecesarias. La revisión con este instrumento debe realizarse cada tres, seis o 12 meses, según el nivel de sospecha de malignidad que determine el estudio. La detección temprana es hasta el momento la mejor cura para el cáncer de piel.