Día Mundial del Implante Coclear

El implante colear es una prótesis auditiva que sustituye la función de las células ciliadas ubicadas en la cóclea o mejor conocido como caracol en la parte interna del oído.

0
910

Este día es recordado porque se realizó la primera implantación coclear por los doctores franceses Djourno y Eyres, a una paciente que había quedado sorda y con parálisis facial como consecuencia de una cirugía previa para extirpar un colesteatoma del oído medio. La paciente es implantada el 25 de febrero de 1975 colocándole un electrodo en el nervio sacular de su oído, dando como resultado la posibilidad de volver a escuchar sonidos y a comprender algunas palabras.

Esta tecnología ha permitido uno de los avances muy importante en la medicina ya que niños y adultos con sordera o sordera profunda, puedan tener una mejor calidad de vida y acceder al reconocimiento de los sonidos y lenguaje oral a través de este sentido. Los criterios a considerar para ser candidato a esta cirugía hacen referencia a lo siguiente:

  • Cualquier persona que pueda oír lo suficientemente bien con audífonos no es un buen candidato para los implantes cocleares.
  • Es importante tener en consideración que después de colocar el implante coclear se tiene que aprender a usar el dispositivo de manera adecuada.
  • La persona debe tener expectativas razonables sobre lo que pasará después de la cirugía ya que este dispositivo no restaura ni crea una audición «normal».
  • Es necesario que los niños se inscriban en programas que les ayuden a aprender la forma de procesar los sonidos. Porque si un niño que es sordo o con problemas graves de audición, y se le aplica a tiempo este implante coclear, seguido de terapias intensivas antes de los 18 meses, son capaces de escuchar, comprender el sonido, la música y hablar; a diferencia de aquellos infantes que no recibieron implantes sino hasta cuando ya son más grandes.

Un implante coclear es muy diferente a un audífono, se debe a que los audífonos amplifican los sonidos para que puedan ser detectados por los oídos dañados, mientras que el implante coclear es un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo; a través de las diferentes partes de este implante, las cuales se divide en externas e internas. La primera se coloca detrás de la oreja y el segundo es insertado debajo de la piel a través de una cirugía.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) en el año 2015 se estimaba que entre 8 y 10 millones de personas tenían algún grado de sordera.

Sin embargo es importante ser examinada por un médico especializado en oído, nariz y garganta. Las personas también necesitarán que les realicen tipos específicos de audiometrías con sus audífonos puestos. Esto puede incluir una tomografía computarizada o una resonancia magnética del cerebro y del oído medio e interno.

Actualmente se están realizando investigaciones para mejorar este implante, de acuerdo con el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) quien apoya las investigaciones para mejorar los beneficios que ofrecen los implantes cocleares, mencionan en sus publicaciones que los científicos están explorando si es posible usar un conjunto más pequeño de electrodos insertados en una parte de la cóclea, para ayudar a las personas cuya pérdida de audición está limitada a las frecuencias altas mientras que se les conserva su audición de las frecuencias bajas. Los investigadores también están estudiando los posibles beneficios de combinar un implante coclear en un oído ya sea con otro implante coclear o un audífono en el otro oído.

Bibliografía

Health, N. I. (6 de Marzo de 2017). Implantes Cocleares. Recuperado el 20 de Febrero de 2018, de National Institute on Deafness and Other Communication Disorders (NIDCD): https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/implantes-cocleares