Formación: Aprendiendo a reconocer el delirio con el paciente android

Entrevista con el Dr. Ulf Günther, director médico de Medicina de Cuidados Intensivos, Departamento Universitario de Anestesiología/Cuidados Intensivos/Medicina de Emergencia/Terapia del Dolor, Hospital de Oldenburg

0
393

Los simuladores de pacientes actuales son en su mayoría maniquíes que pueden simular funciones vitales mediante dispositivos electrónicos incorporados, pero que por lo demás no tienen vida. Un paciente android podría aportar un soplo de aire fresco al entrenamiento en el futuro. Puede ayudar al personal del hospital a reconocer mejor el delirio en los pacientes y así aumentar la seguridad del paciente.

En esta entrevista con MEDICA-tradefair.com, el Dr. Ulf Günther habla sobre el desarrollo del paciente android y explica cómo se puede utilizar en el entrenamiento.

Dr. Günther, usted recibió el premio de investigación «Seguridad del paciente» de la Asociación Interdisciplinaria Alemana de Cuidados Intensivos y Medicina de Emergencia (DIVI) y de Philips por el desarrollo de un paciente androide. ¿Cuál es la idea detrás de su proyecto?

Dr. Ulf Günther: Formamos al personal médico de hospitales y unidades de cuidados intensivos para identificar estados de confusión aguda (delirio). Usamos varias herramientas en este escenario y proyectamos películas o utilizamos una actriz que realiza signos de delirio. Nos planteamos si un robot podría realizar este entrenamiento y mostrar a los participantes los diferentes tipos de delirio de forma estandarizada.

¿Cómo podemos imaginar este robot? ¿Se parece a un típico simulador de paciente?

Günther: Es parecido. Los programas de entrenamiento en anestesia o reanimación de traumatismos utilizan títeres que pueden simular los signos vitales del ECG, pero estas herramientas no tienen que moverse porque imitan a los pacientes intubados. Sin embargo, para nuestros propósitos específicos, nuestro simulador debe poder parpadear, asentir o apretar la mano de alguien, razón por la cual incorporamos habilidades motoras. Esto convirtió el simulador en un robot.

¿Cómo funciona una prueba de detección del delirio?

Günther: Por ejemplo, se realiza un test de atención. Esto también funciona para pacientes intubados. En este caso, lees una serie de diez cartas. Cada vez que el paciente escuche la letra A, deberá apretarle la mano. Los pacientes no deben apretarle la mano para recibir otras letras. La prueba requiere que los pacientes sigan instrucciones sencillas, como levantar dos o tres dedos. O hace preguntas de «sí» o «no». Hemos agregado estas capacidades al simulador.

¿Existe ya información sobre si el robot podría mejorar el entrenamiento y cómo hacerlo?

Günther: Realizamos un estudio y lo acabamos de enviar para su publicación. Como parte del programa piloto, capacitamos a un pequeño grupo de personas. La mitad del grupo fue entrenada con la ayuda de una actriz y la otra mitad con la ayuda del robot. Posteriormente comparamos cómo los sujetos de prueba aprendieron el contenido de aprendizaje y descubrimos que entrenar con el robot no era inferior a entrenar con una actriz.

¿Cuáles son tus siguientes pasos?

Günther: Al robot todavía le falta el brazo derecho, que necesitamos para la prueba. También queremos perfeccionar sus habilidades motoras y agregar más inquietud al torso, que es algo que puede exhibir una persona con delirio. Por ahora, el robot está controlado por un operador, pero nuestro objetivo es que sea cada vez más autónomo y pueda funcionar de forma independiente.

Nos gustaría llevar el sistema del prototipo al producto porque imaginamos más aplicaciones además de ser un instrumento de detección del delirio. Los robots autónomos tienen un futuro brillante como herramienta para formar a estudiantes de medicina y miembros del equipo de atención hospitalaria.

Fuente: https://www.medica-tradefair.com/