Derecho a la salud supeditado a presupuesto

0
692

Evitar recortes al presupuesto destinado a salud, transparencia en el uso de los recursos, una adecuada administración y una constante rendición de cuentas, son algunos de los puntos que se abordaron durante el foro “Mejorando la calidad humana en los servicios de salud” como parte del Tercer Encuentro organizado por la Red por la Salud, cuyo propósito fue visibilizar los derechos humanos de los pacientes.

En la mesa de discusión participaron representantes de representantes de instituciones y asociaciones, además de médicos especialistas, quienes analizaron los obstáculos reales que México enfrenta al momento de garantizar el derecho a la salud.

Por su parte, Jorge Ochoa Moreno, director de Proyectos Especiales de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), comentó que “México es de los países que tienen la proporción más baja de gasto en salud con respecto al Producto Interno Bruto (PIB). De las 35 naciones que conforman la OCDE, México ocupa el lugar número 33, antepenúltimo en la lista, con solo 6.3 % del PIB”.

Asimismo, recordó que nuestro país tiene un menor gasto en salud per cápita, ya que sólo se destinan 677 dólares al año por cada mexicano, mientras que Noruega o Estados Unidos destinan 9,522 y 9,403 respectivamente en la salud de sus habitantes.

Por otra parte, indicaron que se debe tomar en cuenta que el presupuesto designado para la Secretaria de Salud para 2017 se redujo 10%, destinando únicamente 121,817 millones de pesos.

Tan solo alrededor de 6,000 millones se le quitarán al Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular.

A decir de Raffaela Schiavon Ermani, directora de Ipas México Salud, Acceso y Derechos, el centro de interés debe ser siempre las personas, sin embargo “el tema del presupuesto pone límites a las acciones reales y concretas de gobiernos e instituciones”.

A nombre de la Asociación Mexicana de Familiares y Pacientes con Artritis Reumatoide (Amepar), Concepción Cazariego pidió a las agrupaciones a unirse en la exigencia a los legisladores del país para evitar recortes al presupuesto para la salud; “si no tenemos dinero disponible, no tenemos información, ni medicamentos ni atención médica”, sostuvo.

Al respecto, Juan Zínser, médico oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), sentenció: “Todos queremos más dinero, sí; pero también necesitamos administrar mejor y hacer ahorros. Quienes trabajamos en el sector salud sabemos que hay muchos desperdicios en tomografías que no se requieren, exámenes que están de más; debemos ser mucho más precisos”.

La transparencia y la rendición de cuentas, reiteró Schiavon, resultan acciones esenciales para que la asignación presupuestal rinda los resultados que se esperan.

Por su parte, la investigadora y coordinadora del Núcleo de Estudios en Salud y Derecho del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Ingrid Lilian Brena Sesna, indicó que el concepto “dignidad” está muy utilizado pero, a la vez, mal entendido tanto por quienes brindan los servicios de salud como por las personas que los reciben; y es necesario explicar que el derecho a la salud lo tenemos todos por el simple hecho de ser personas pero está supeditado a los alcances del financiamiento al sector.