Terapia Descongestiva Compleja de relevancia en el manejo del linfedema

0
1711

Después de una operación de cáncer de mama muchas mujeres enfrentan el riesgo de desarrollar linfedema, el cual puede presentarse desde el postoperatorio hasta años después. Los síntomas son dolor, disminución en la movilidad, fibrosis, deformación, incapacidad, además de la afectación a la autoestima, entre otros factores, comentó María Eugenia Ramos, Presidenta de la Asociación Linfática de México.

Destacó la necesidad de que la evaluación a pacientes sometidos a disección ganglionar sea realizada por terapeutas calificados. Además, de la importancia de la prevención, donde destaca el uso de una manga de compresión de manera preventiva para contener el crecimiento del brazo.

Indicó que si se registra algún grado de linfedema, lo idóneo es iniciar con una Terapia Descongestiva Compleja (TDC), que el terapeuta realiza durante una hora diaria hasta disminuir la hinchazón aplicando una serie de vendajes, con los que a su vez el paciente realizará ejercicios específicos.

Entre los pasos que contempla la TDC está el cuidado de piel y uñas, ejercicios específicos para cada paciente, drenaje linfático manual que consiste en dirigir el líquido suavemente con las manos (no es masaje) hacia vías alternas de liberación para descongestionar la hinchazón, así como el uso de una manga de compresión.

“Dado que el linfedema no se cura, las mangas con tejido de punto permiten al músculo continuar el drenaje linfático aunque esté en reposo, lo que favorece a la liberación del líquido. El algodón que contiene permite retener la humedad desprendida por la transpiración de la piel, por lo que en el caso de pieles sensibles ayuda a evitar irritaciones y otras molestias”, aseguró.

Por su parte, el doctor Sinuhé Barroso Bravo, Presidente de la Asociación de Mastología de México, mencionó que “como profesionales no podemos olvidar que, aun cuando hayamos ejecutado una cirugía o tratamiento oncológico exitoso, puede existir la posibilidad que se presente una complicación como el linfedema. El sólo hecho de considerarlo nos permite buscar una solución y con ello abrir la puerta a que un terapeuta calificado intervenga de manera interdisciplinaria para su manejo”.

A pesar de que cada año se diagnostican en México 23 mil nuevos casos de cáncer de mama, gracias al impulso de los principios contenidos en la Iniciativa Global para la Salud de la Mama (BHGI, por sus siglas en inglés), indicó, las cifras se han mantenido sin dispararse de manera desproporcionada.

Los especialistas coincidieron en señalar que los avances logrados a nivel país para abordar con mayor visión el  cáncer de mama, como la apertura (en octubre del 2016) de la primera Clínica de Linfedema, ubicada en la Unidad médica de alta especialidad del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI. Recuerdan, precisó, que no hay que olvidar que es clave contar con más terapeutas calificados para mejorar la calidad de vida de las pacientes antes, durante, y después de los tratamientos de esta enfermedad.