Wilder Graves Penfield: el topógrafo del cerebro

0
1759

Mapeó ese órgano clave como nadie y los resultados de sus investigaciones fueron clave para las técnicas de cirugía y el tratamiento de la epilepsia, de ahí que se le reconociera como el topógrafo del cerebro. Su nombre: Wilder Penfield, nacido en Spokane, Washington y nacionalizado canadiense un día como hoy, hace 127 años.

La familia de Penfield, tenía tradición médica, ya que tanto su padre como su abuelo eran galenos, aunque la consulta privada de su progenitor fracasó y ese hecho afectó a la economía familiar hasta el punto de separarse de su mujer.

Formado en las prestigiosas universidades de Oxford y Princeton, Penfield creía que estudiar medicina era «la mejor forma de hacer del mundo un lugar mejor». En Oxford, conoció a dos profesores que marcaron su vida para siempre: Osler y Sherrington, quienes con buen ojo vieron en Wilder un futuro buen médico, le aconsejaron qué estudiar para que le sirviese a su regreso a Estados Unidos y le abrieron los ojos para que se diera cuenta de que el sistema nervioso era “un campo inexplorado en el que algún día podría explicarse el misterio de la mente humana”.

En 1934, se convirtió en el primer neurocirujano de Montreal y fundó el Instituto Neurológico de esa ciudad. Años después, en 1950, realizó una cirugía pionera: experimentó con el uso de sondas eléctricas para tratar la actividad convulsiva en el cerebro mientras el paciente estaba completamente despierto. La técnica, llamada justamente «procedimiento de Montreal», llevó a un gran descubrimiento: estimular ciertas partes físicas del cerebro podía llevar a recuperar recuerdos, como el aroma de la tostada quemada. Este hallazgo es justamente lo que Google destaca con su doodle hoy.

Esta práctica, también permitió compilar mapas de los córtex sensorial y motor del cerebro, que son los que presentan las conexiones de los córtex a los diversos miembros y órganos del cuerpo y que continúan siendo usados en la actualidad tal y como Wilder Penfield los descubrió.

Las contribuciones de Penfield a la ciencia tuvieron un impacto importante en crear innovaciones que mejoraron la calidad de vida de las personas con epilepsia.

Toda una celebridad en su país, también se convirtió en un ícono cultural cuando la novela de Philip Dick «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?» describió un «órgano de ánimos Penfield», que induce emociones en los usuarios.

Wilder Penfield murió a causa de un cáncer el 5 de abril de 1976 a la edad de 85 años, pero su legado en la que fue su casa, el Instituto Neurológico de Montreal, continúa activo y siendo una referencia mundial.

https://www.google.com/doodles/wilder-penfields-127th-birthday